Impago en las farmacias

Una empresa para poder llevar a cabo sus funciones y cumplir con su objetivo debe contar con los recursos necesarios para eso, siendo por esta razón que es necesario contar con los recursos financieros y humanos; siendo el primero el encargado de pagar los servicios del segundo y de esta manera ofrecer al consumidor la mayor calidad de servicio y para que la empresa pueda contar con el personal necesario para funcionar.

Tal es el caso de las farmacias rurales, unas pequeñas empresas que se encuentran en una población rural no mayor a 30.000 habitantes, las cuales se están viendo afectadas por el impago de la administración pública y lamentablemente  muchas de ellas se encuentran en riesgo de cerrar.

Debido a que las farmacias rurales no tienen la facturación necesaria para su rentabilidad, el gobierno central diseñó un Decreto de Ley en donde se comprometió a retribuir el esfuerzo de las farmacias rurales, puesto que estas se han mantenido en funcionamiento a pesar de no contar con las ventas necesarias para un ingreso económico óptimo y han sido fuente de apoyo de muchas personas que habitan en poblaciones pequeñas y lejanas en donde el suministro de medicamentos es mínimo.

Impago en las farmacias

Una promesa que no se está cumpliendo

El apoyo a las farmacias rurales por parte del gobierno se centra en la distribución de medicamentos de recetas, los cuales a través de su venta benefician al Estado, a la farmacia y a los habitantes de las poblaciones más pequeñas, en donde el acceso a las medicinas de última generación es escaso.

A pesar de que el gobierno prácticamente hizo una promesa, los farmacéuticos rurales no ven con frecuencia esta ayuda, por lo cual, muchas de ellas se han visto en la necesidad de cerrar sus puertas. Muchos farmacéuticos aseguran que si no se cumple esta ayuda, se van a ver en la obligación de cerrar, por lo cual, esta puede llegar a ser la  única salvación de estas pequeñas empresas.

El impago y otros problemas pueden colaborar con el cierre de las farmacias

Las farmacias rurales están pasando por una variedad de problemáticas, en donde no solamente están siendo afectadas por la falta de abastecimientos de medicamentos; también hay que agregar el hecho de la baja de precio de los mismo y la disminución de las recetas dispensadas por parte de las entidades correspondientes.

Algunas farmacias rurales con el fin de cumplir las necesidades del consumidor han tenido que disponer de medicamentos en su stock, viendo sus almacenes prácticamente vacíos debido a la falta de distribución de medicamentos. Algunas farmacias rurales han tenido que cerrar sus puertas y en consecuencia, en las farmacias que sí disponen de algunos medicamentos se pueden apreciar largas colas, en vista de la creciente demanda de los consumidores.

La gran demanda de medicamentos se centra en los medicamentos de recetas, los cuales son los financiados por la administración pública.

Los medicamentos de recetas dejan una ganancia a los farmaceutas del 30% con respecto al precio de los productos, por lo cual es mayor la rentabilidad de estos en relación a cualquier otro. Sin embargo, en ocasiones las políticas sanitarias realizan un ajuste en el precio de los medicamentos y en donde el sistema sanitario se ve beneficiado, pero la administración de las farmacias rurales no, ya que al vender el medicamento por debajo del precio, no proporciona la rentabilidad esperada.

Las farmacias rurales deben mantenerse en funcionamiento

A pesar de tratarse de una empresa privada, los servicios de la misma son públicos y son de suma importancia por pertenecer al sector salud, es necesaria la continuidad de estas farmacias rurales, ya que las mismas benefician a los habitantes de las poblaciones más lejanas y pequeñas.

Es de suma importancia contar con la ayuda prometida por las autoridades para que las farmacias rurales mantengan sus puertas abiertas, por lo cual es necesario contar con las medidas necesarias por parte de la administración pública y la de las farmacias.

Categorías: Farmacia Unida